Haití atraviesa una prolongada crisis política, constitucional, humanitaria y de seguridad. La sociedad civil acusa al presidente Jovenel Moïse, quien asumió su cargo en 2017, de extender indebidamente su mandato, promover un referendo inconstitucional y gobernar por decreto, menoscabando el poder legislativo y la independencia judicial. Las autoridades de Haití han impuesto mínimas restricciones para prevenir la propagación del Covid-19. El aumento de la violencia generada por las pandillas, la grave sobrepoblación en el sistema penitenciario y el aumento de los secuestros y las desapariciones siguen siendo algunos de los principales problemas de derechos humanos. 

News